¿Por qué los chinos venden tocados y muñecos más baratos?

5 May

Muchas estaréis pensando que aquellas que hacemos pamelas, tocados y diademas para bodas somos muy careras con respecto a los chinos, nuestra principal competencia.

Hoy quería exponeros porqué los chinos NO son ni serán nunca mi competencia por muy barato que ellos vendan o produzcan lo que yo hago (salvando las distancias):

En primer lugar su producción es masiva, pueden hacer cien tocados al día con materiales baratos, tipo plastiquete o fibras artificiales que lógicamente permiten abaratar la producción. En cambio mi trabajo es manual, no hay cadena de producción alguna, es artesanía pura, con todo el respeto por esa palabra. No hay máquinas ni producción en cadena, cada tocado, diadema o muñeco que hago soy sólo yo y está hecho con sumo mimo y detalle.

Los costes por material por supuesto no son comparables. Como os decía antes los chinos compran a granel, si me permitís la expresión, compran en “macros chinos” cientos y cientos de plumas “cutreras” tintadas de aquella manera y sus materiales son de bajo coste para no repercutirlo en el producto final. Mis materiales son cuidadosamente elegidos y muchas veces consultados con vosotras. Si no os importa subir un poco el precio del tocado por tener un una flor de seda más resultona, o una pluma de faisán mejor terminada, a mi por supuesto me encantará trabajar siempre con los mejores materiales y rara vez vendo un producto reguleras pudiendo ofrecer algo mejor.

Diferenciación de los artículos finales. Claramente este punto es clave, ellos producen 6 diseños en cantidades enormes que suelen gustar más o menos a mucha gente. En mi caso trato de personalizar el producto a la persona que me lo compra. No le encasqueto uno que es más o menos parecido a uno que una vez vio. Esa cercanía y personalización marca la diferencia entre tener un muñeco que tienen 5000 niños más o tener un muñeco que sabes que como mucho tienen 30 personas. Te sientes especial cuando no sientes que a una boda pueden ir 15 chicas con la misma pamela de a 20 euros.

El trato con el cliente no puede ser el mismo, y eso es clave. Yo seguramente no me diferencia en cuanto a esfuerzo de los que hacen otras compañeras diseñadoras, pero cada una tiene su estilo. Cada una trata a sus clientas de una forma y eso marca la diferencia. Los chinos por mucho que quieran no están orientados a satisfacer igual a los clientes. Tienen voluntad pero no te enseñan cómo se ha hecho tu tocado, ni te consultan si quieres la diadema más finita o mejor ancha, no saben si el amarillo de tu vestido es el de las plumas que deseas poner y lo mejor de todo es que no tienen porqué hacerlo. Así el artesano, el diseñador adquiere una relación única con sus productos y sus client@s.

Supongo que todas aquellas que hayáis comprado algo en Los Fieltrines de Aik podeís garantizar y confirmar lo que aquí trato de explicar. Los chinos no son mi competencia.

¿¿Se os ocurren más razones?? ¡Seguro qué si!

No dejéis de comentármelas en vuestros comentarios.

Un beso a tod@s

Aik

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: